Saliendo del letargo

La semana pasada estuviste enferma. Qué digo enferma. Pero si hasta hiciste testamento y todo por lo que pudiera pasar… Qué dolor de cabeza, qué ganas de morirte y acabar con el sufrimiento, qué maratón de salvame deluxe te tragaste sin ningún tipo de excusa…!

Todo el finde te pasaste en una especie de extraño nido de almohadones y mantas en estado semivegetativo (de hecho hubo un momento en el que juras y perjuras que directamente se te apagó el cerebro) y comiendo cualquier guarrería que se te pusiera por delante para consolarte de la horrible desgracia de ponerte enfermísima un viernes. Está científicamente comprobado que la autoindulgencia en lo que a la dieta se refiere es lo que mejor funciona en casos de horrible gripazo del infierno. Quitame de ahí ese ibuprofeno y dame toblerone. Y no te andes con tonterías directamente enchúfamelo en vena, que estoy sufriendo.

Pero bueno, lo pasado pasado esta, y hoy ya coges el fin de semana con ganas. Y por qué? pues porque como básicamente vives de finde en finde, la pérdida de uno de ellos, aunque sea por muerte y destrucción de la propia persona es un auténtico drama. Drama solo comparable a cuando ibas al cole y te perdías el capítulo de “Compañeros” de la noche y al día siguiente eras la total outcast que no podía cotillear con las amigas porque no lo había visto.

(Nota explicativa para los jovenes que nos leen: Compañeros era una serie así como de los 90, que podría considerarse como la versión light, casta y ligeramente medieval de Fisica o química. Tooooodas la niñas de la clase lo veían, y a tooooodas las madres de las niñas de la clase lo odiaban con el ardor de mil soles, ya que pensaban que ibamos a salir todas libertinas por ver semejante ejemplo en la tele. No quieres ni saber qué tipo de futuro nos espera cuando las niños de ahora tienen como modelo a Justin Bieber y a Miley Cyrus. Pero por si acaso pides desde aquí a cualquier raza alienígena que por algún tipo de casualidad lea este blog, que nos rescate pronto. Por favor.)

Back to the story. Este finde estas en condiciones, con las facultades al 100% y preparada para comente el mundo después de haberte arrastrado penosamente durante la primera parte de la semana. Quién te va a parar?? Qué ejército?? Ajajaaa esto es Espartaaaaa!!! Dónde estan tus tacones y tu bolso de salir que esta noche la lías!!

Nos aprece muy bien, pequeña Lady Gaga, pero ten la bondad de leer estas sencillas recomendaciones antes de lanzarte al desenfreno más absoluto al que, pobre niña inconsciente, parece ser que te quieres tirar.

1. Sigues un poco pachucha todavía, lo mismo todo ese vodka no te sienta tan bien como crees. HAznos un favor a todos y cargate los cubatas un poco menos hoy. El alcohol desinfecta, pero tu ya tienes el tracto intestinal como una patena así que deja quieto ese vaso que no hace falta.

2. Acabas de pasar la gripe. PONTE UN JERSEY. Loca. Que siempre me vas por ahí despechugada como si no te afectara la temperatura, y así que te coges esas bronquitis. Y ya puestos, ponte un abrigo un poco largo, no vaya a ser que vuelvas de día y directamente mates a la vecina del tercero de un ataque al corazón.

3. Don’t drink and text. Tú lo sabes, yo lo se, todos lo sabemos. En la que te tomes dos copitas, entre tus defensas bajas, el cuarto creciente y la madre que los trajo a todos vas a estar “ligeramente achispada” (o con un carajal del 15, va un poco en función del día). Por favor, no intentes hacer uso de tu teléfono para llamar o escribir a nadie, a menos que el receptor de la comunicación sea una ambulancia o la guardia civil, por ejemplo. Por razones obvias, lo ideal sería que no tuvieras que hacer uso de esos servicios, pero creenos, contestarle a tu ex un mensaje envenenado a las 5 de la mañana para cagarte en sus muertos no es la solución más madura a tus problemas. Y mandarle un whatsapp en plan ajujuju al chico con el que te estas viendo ahora tampoco, que ya no tienes edad para pasar vergüenza por cosas que tu misma escribas.

Y después de todo ello, sólo nos queda decirte que te lo pases muy bien, que tengas cuidado, que intentes no llegar muy tarde y que mandes un whatsapp cuando llegues a casa para que nos quedemos tranquilas y sepamos que has llegado bien. (pero solo a nosotras, que somos tus amigas!)