Los 30 son los nuevos 20

Hoy es uno de esos días en los que te levantas, te miras en el espejo, y en vez de ver el pibón definitivo que llevas toda la vida creyendo que eres, te descubres una cana (nueva) y un manojito de arrugas como para albergar nidos de pájaro (pero rollo cigüeñas).

ojeras

Presa del pánico te armas de unas pinzas de depilar para arrancarte la estupida cana. Porque no es una cana, no. Es una amenaza a tu juventud y al mundo tal y como lo conocemos. Evidentemente te da un ataque de histeria y junto con la cana te arrancas un mechoncito de pobres pelos que estaban por ahí cerca en plan daños colaterales, de forma que en vez de una cana lo que tienes es una calva (ole, ole, OLE). Acto seguido atacas las arrugas con lo primero que te encuentras en el armario del baño (que resulta ser laca, pero te da igual, una emergencia es una emergencia) y te lo pulverizas por la cara con la vana esperanza de que tenga el mismo efecto que el aerosol del photoshop. Pero no. La tridimensionalidad es lo que tiene.

Ya con el día muy cruzado, te vas a la cocina a desayunar, pones la tele y ves que le sacas tus buenos 8 añitos al 90% de los futbolistas/modelos/cantantes/actores/actrices que salen por la tele. Te planteas muy seriamente el suicidio mientras te bebes el café. Lo descartas porque te niegas a que te encuentren cadáver en pijama, con una calva y la cara llena de laca. Entonces te metes un ratito en facebook para ver en qué andan tus amigos (o mejor dicho los pies de tus amigos, que son lo único que sale en las fotos, dónde quedó el tiempo en el que la gente sacaba fotos con caras??) y te das de morros con las fotos de las bodas de tres amigas de tu hermana… pequeña. OH CONDENACIÓN!! llévame señor con tu luz…

pies

Te da por pensar que has dejado pasar los mejores años de tu vida haciendo el canelo, porque estás exactamente igual que cuando tenías 18, pero en versión desactualizada, y te atragantas con las galletas integrales-con-fibra-sin-grasa-con-super-poderes-y-sangre-de-unicornio y ves como tu vida pasa por delante de tus ojos. Pero ojito, no el pasado. Ves el futuro! en plan Aramis Fuster pero con mejor pelo. Te ves envejecer a lo bestia hasta convertirte en el guardián de la cripta y terminar viviendo en una casa con humedades en las paredas y la única compañía de un montón de gatos. Y justo cuando estas buscando con desesperación el teléfono de tu ex para que vuelva contigo y que así no te coman los gatos, lo ves. Un anuncio de una revista de estas de cosas culturales (con artículos como “los 300 wows para q se te ponga el culo en la nuca”) que te dice “Los 30 son los nuevos 20″.

Como te agarrarías a un clavo ardiendo, te dices “si los 30 son los nuevos 20… yo aún estoy en la adolescencia!!! WOOOHOOOOO”

30nuevos20

Ya ves el día de otro color. Vuelves al espejo, te lavas la cara y no sabes si es por el café, el subidón, o la intoxicación por la esnifada involuntaria de laca que te has pegado al echártela por la cara (también a ti ya te vale!) de pronto te ves espectacular. Asi como en slow motion y música de anuncio de cerveza de fondo. Sigues mirando facebook y ves que tus amigos (menos las tres puñeteras amigas de tu hermana que les ha dado por jugar a las casitas) estan igual que tú, ya más cerca de los 30 que de los 20 pero comiendose la vida a bocados como si tuvieran 18.

Y te das cuenta de que en realidad no has dejado pasar los mejores años de tu vida, porque los tienes todos delante. Quién quiere tener 18?? Tenías mucho peor cutis, aún te andabas peleando con tu madre por la hora de llegada y te seguían metiendo en el grupo de “los niños”. Que es a la humanidad como lo que los hobbits a la tierra media, unas personitas bajitas a las que puedes enmarronar de cualquier manera y que tienen pánico al ojo que todo lo ve (exacto, “no se lo digas a mamá”).  Acuérdate, no tenías un duro, aún no habías encontrado el look que te funcionara bien (hay cada fotito por ahí de los 18 de alguno con la que se le puede hacer chantaje forever and ever) no sabías ni por donde te daba el aire, ni lo que querías, ni dónde ibas ni de dónde venías.

friends-2000

Ahora tampoco lo sabes, pero al menos ya tienes una idea (ligera) de lo que no quieres y dónde no quieres ir. Y has desarrollado tu sense of style. Y eso es conocimiento. Y el conocimiento, amigo mio, es poder.

  • Carmen

    Bravo! bravo! bravo! los 30 son los nuevos 20, claro que si!! o eso espero…jajajaja!! además, tu piensa que estás divina con laca o sin ella en la cara…=) seguro que te la echas con estilazo!!!Un beso!!

  • Carmen

    Loved it

  • Ague

    jajajaajajaja! buenisimo!!!! OLE OLE Y OLE!